• LorenaEliminado
  • DanielEliminado
  • YangyangFinalista
  • MaicoEliminado
  • MiguelEliminado
  • YolandaEliminado
  • Juan AntonioEliminado
  • PetraEliminado
  • JavierEliminado
  • RubénFinalista
  • MiriamEliminado
  • NereaEliminado
  • PilarEliminado
  • LauraEliminado
  • ChristianFinalista
  • CristianEliminado
  • MinaEliminado
  • CarlotaEliminado
  • CarlosEliminado
  • HugoFinalista

Laura no merece que echemos a Pilar

La de anoche fue una gala con letras mayúsculas. Ni un minuto pude separarme de la televisión. Hay que darle gracias al programa por el puro espectáculo que nos brindaron, ya que la cita de ayer hizo honor al nombre de esta edición en todo momento. Lo que iba pasando en la casa derivó en una auténtica revolución que acabó con el juego de dos concursantes: Cristian Fernández y Miguel. Ellos fueron los dos menos votados en la aplicación del programa y por tanto los que se intercambiaron por Miriam y Laura, que son concursantes de pleno derecho gracias a los votos de sus seguidores. Cristian F y Miguel no han sido protagonistas en absoluto, aunque reconozco que no me caen especialmente mal. Con el tiempo y después de ver este concurso minuto a minuto, he cogido cariño a ambos, pero admito que una limpieza de muebles nos viene muy bien. Lo que se hizo ayer debería hacerse en todas las ediciones a partir de ahora. Poder librarnos de un concursante que brinda poco contenido resulta complicado al votarse en negativo. Los muebles no incitan a los espectadores a descolgar el teléfono para expulsarlos, por lo que la votación gratuita y en positivo que se abre en la app nos viene de perlas para poder sacarlos del tablero.

Antes de conocer la decisión de la audiencia acerca del intercambio, supimos que Dani perdía la igualada batalla que llevaba manteniendo durante toda la semana con Carlos. Una pena que este concursante nos abandone en este momento, cuando estaba mostrando su mejor cara. Me ha gustado el Dani de los últimos días, viperino y sin miedo al enfrentamiento. Laura ha conseguido que me cayera bien, no voy a ocultarlo. He visto en estas últimas horas más espontaneidad y vida en el concursante expulsado que en todo su concurso. Me hubiera agradado verle volver a la casa para observar la reacción de su archienemiga, que está demasiado subida y crecida. No pudo ser y Carlos volvió a reencontrarse con Mina, su aliada más verdadera. Ambos siguen en el juego, aunque puede que a Mina se le agote la suerte el próximo jueves.

La nueva ronda de nominaciones nos ha brindado tres nombres: Mina, Maico y Pilar. Es una lástima que tengamos que perder a una de las dos, pero es evidente que el italiano no va a salir. No es que Maico me caiga mal, todo lo contrario. Empatizo mucho más con él que con sus contrincantes, pero reconozco que me atraen mucho más las tramas de Mina y Pilar en la casa que las del amigo de Hugo. Lo único que me empuja a seguir apoyando al italiano es la injusta actitud que Rubén está teniendo con él. Ayer por la tarde el gallego tildaba a Maico de egoísta. Casualmente, fue el propio Rubén el que optó por hablar por teléfono con su familia en detrimento de las comodidades de sus compañeros en la casa. Maico, el egoísta según Rubén, rechazó una conversación con la madre de su hija a cambio de productos de aseo personal para sus compañeros. Debería Rubén abrir más la mente y dejar de ser tan ególatra. Sus juicios son extremos y no del todo acertados, y está cometiendo varios errores en los últimos días. El próximo puede estar relacionado con Miriam, concursante con la que se reconcilió poco después de la gala. No me lo esperaba, pero admito que vi en la mirada de él atracción hacia su compañera. Si vuelve a enrollarse con ella, estaría tirando el maletín de lleno. No es que yo vea mal que se líe con quien considere, pero no creo que la audiencia votante vea con buenos ojos tantos ‘’bailes de amor’’. Primero Miriam, después Alyson, y otra vez Miriam. Va a ser que no la gente no va a comprar tanto sorpasso, aunque igual me equivoco.
Si para algo me sirvió la gala de anoche es para comprobar el magnífico juego que está llevando a cabo Hugo. Madurez, elegancia y discreción. Su concurso está resultando exquisito y muy mal lo tiene que hacer para perder el maletín.

De momento tenemos tres nominados. No me gustaría que saliera Pilar. No quiero darle el gustazo a Laura de darle una segunda victoria. Anoche le dimos una expulsando a Dani. No la subamos a los altares, no lo merece.